Manifiesto

No se si alguna vez os habéis hecho alguna de estas preguntas:

¿Estamos faltos de referentes?, ¿Quién es para ti un referente?

Recientemente en una conversación comentaba que para mi la única persona a nivel político que ha sido un referente en España, un verdadero hombre de Estado, ha sido Adolfo Suárez y me respondieron que si no hubiese sido él hubiese sido otra persona, a lo que le respondí que a lo mejor, pero hubiese sido 20 años después o cualquiera sabe y ya no hubiese sido igual, ya que lo verdaderamente importante es la persona en si (valores, principios, experiencia, conocimiento, etc..), ya que cada uno de nosotros somos un mundo infinito.

Independientemente de que cada uno conforme a sus creencias tenga sus referentes y de que para algunos de nosotros, referentes importantes han podido ser nuestros padres o profesores, a nivel mundial estamos faltos de referentes, sirva como ejemplo el gran fiasco que supuso el presidente Obama para numerosas personas.

Yo siempre digo que de la historia reciente de la humanidad, tengo tres referentes: Martin Luther King, Gandhi y Mandela y todos ellos ya nos han dejado.

Vuelvo a lanzar la pregunta: ¿Estamos faltos de referentes?

Mi opinión es que hay que hacerse otra pregunta ¿Por qué no soy/somos un referente? Creo que todos podemos ser un referente tanto a nivel personal como a nivel profesional, que a su vez los equipos de los que formemos parte también puedan ser un referente y a su vez las empresas conformadas por estos equipos puedan ser un referente.

Un amigo me dijo una vez “cuando un compañero de trabajo te pide consejo o ayuda, no hay que verlo como menudo marrón me ha caído, o como pensando, siempre preguntan al único que resuelve los problemas, sino que habría que mirarlo como un orgullo; el que la gente te pida consejo es porque considera que eres una persona responsable, con experiencia y que tu opinión es importante”, es decir, eres un referente.

El paso que existe entre ser un buen (empleado o equipo o empresa) a ser un referente, es el paso que hay que dar de colaborar a cooperar, de centrarse en “QUE se trabaja” a “COMO se trabaja”, trabajando realmente en equipo, creando verdaderas sinergias.

Pues eso tan simple y tan difícil es lo que ofrecemos en “REFERENTES”servicios con un beneficio para las personas, equipos y organizaciones, donde pondremos sobre la mesa los conocimientos de todos, donde descubriremos que somos capaces de pensar con las manos y que la estrategia es algo que se vive.

Nota: Recientemente entre los meses de marzo y abril del 2013 he descubierto dos referentes para mi a nivel mundial: Gunter Pauli y el Papa Francisco. Próximamente escribiré un post sobre cada uno de ellos, explicando más en detalle porque lo son.